• Denuncia de la vulneración de libertades relevantes para la sociedad, con específica trascendencia en menores y mujeres.

 

  • Atención primaria a víctimas de delitos de pederastia, agresión sexual, rapto, secuestro, asesinato u homicidio.

 

  • Asistencia médica especializada para este tipo de víctimas, con especial importancia de la psicológica.

 

  • Asesoramiento jurídico a víctimas como consecuencia de la conculcación de sus derechos más elementales.

 

  • Personación en aquellos procedimientos judiciales trascendentales en los que la gravedad de los delitos imputados, o bien la alarma social generada, hagan recomendable nuestra participación.

 

  • Promoción de foros de discusión y debate públicos donde estudiar, contrastar y proponer las acciones pertinentes que en cada caso haya lugar y se estimen necesarias para el avance en materia de libertades, de su defensa y de su protección.

 

  • Potenciar la participación a la que como ciudadanos tenemos derecho, y de la que como ciudadanos nos sentimos con el deber.

 

  • Ser cauce, como asociación, entre asociaciones, fundaciones, plataformas, y todo tipo de colectivos sociales y ciudadanos, para la comunicación ulterior con la sociedad donde vivimos (y vivirán nuestras generaciones venideras), y con los poderes e instituciones públicas que a todos nos representan, y a quienes hemos delegado unas funciones importantísimas e irrenunciables.

 

  • Promoción de actos y actividades educativas, formativas y culturales, donde la participación intergeneracional se materialice en el campo de las libertades públicas y privadas.